Los mejores cuidados para tu pequeño

Recomendaciones para el cuidado del pañal.

Esta es una guía útil con todo lo que necesitas saber acerca del cambio de pañal de tu bebé.

Preparación

Primero, lava y seca tus manos.

Prepara los elementos. Ten a la mano un pañal limpio, toallitas para bebé o algodón húmedo, una bolsa plástica y una crema para bebés (la crema Bepanthen® es ideal).

A continuación, acondiciona un área limpia, cálida, seca y fácil de limpiar para cambiar a tu bebé.

Deberás utilizar guantes si tienes alguna herida o piel cortada, si hay sangre en heces fecales o si estás cambiando el pañal de un bebé con diarrea.

Remueve la ropa de tu bebé, y manten contacto durante todo el tiempo. Posteriormente remueve el pañal sucio y tíralo inmediatamente a la basura, fijándote antes si hay un color, olor o consistencia inusual en las heces o colita de tu bebé.

Aplica una crema protectora para bebés, como Bepanthen®.

Cambia el pañal sucio por uno limpio, la mitad superior del pañal limpio (la que contiene las tiras adhesivas) debe estar por debajo de tu bebé, y la mitad inferior, debe aparecer por entre sus piernas (que deben estar separadas, pero sin incomodar a tu pequeño).

Trata de que el pañal no se abulte entre las piernas de tu bebé, esto puede causar irritación.

Ajusta el pañal por ambos lados con las tiras asegurándote de que quede ajustado, pero no tanto como para lastimar la piel de tu bebé. Revisa las instrucciones del fabricante para tips específicos. Y listo, un bebé limpio y feliz!9

Es tiempo de un cambio

No hay reglas universales que determinen cuál es el momento de cambiar el pañal. Cada bebé es diferente.

Todos los bebés tienen la piel delicada, pero a veces nuestros pequeños pueden ser más sensibles que otros, lo que significa que necesitan que se le cambie el pañal tan pronto como se mojan, de lo contrario, la piel se vuelve roja y se lastima. Otros bebés pueden esperar hasta antes o después de cada comida para ser cambiados.

Una cosa en común para todos los bebés, es que necesitan ser cambiados lo antes posible cuando hacen popo para proteger la piel y evitar los malos olores.10

Entendiendo los efectos del pañal

Los efectos por el uso del pañal son más común de lo que tú crees.
Descubre cuáles son, cómo tratarlos y sobre todo cómo puedes prevenir que tu pequeño los sufra.

Contacto de la piel con el pañal: ¿Qué puede pasar?

Puedes notar que la piel de tu bebé se inflama, se vuelve roja y sensible en el área que está en contacto con el pañal: alrededor de la colita, en los muslos y en los genitales. También puedes notar cambios en la conducta de tu bebé: puede estar de mal humor y más molesto que de costumbre, especialmente mientras le cambias el pañal. Incluso puede quejarse o llorar si le tocas o le lavas el área que está en contacto con el pañal.1

No hay de qué preocuparse. Es muy común entre los bebés. La piel del bebé es extremadamente sensible, pero se puede proteger fácilmente con Bepanthen®.2

¿Cómo sucede?

La causa más común de los efectos del uso del pañal es porque estos están húmedos y en contacto con tu bebé. La humedad de la orina es un poderoso factor que afecta la piel, y sumando la fricción del pañal y las enzimas que se encuentran en las heces de los bebés sanos, se genera un ambiente perjudicial para la piel de esa zona.3,4

El contacto con los contenidos del pañal eleva el PH de la piel del bebé; el aumento de la fricción entre los pañales, la delicada piel y la irritación ocasionada por las enzimas que se encuentran en las heces son los principales causantes de las afecciones de la piel en el área del pañal, combinadas con el ambiente cálido y húmedo que se genera en los pañales es fácil de entender por qué el daño a la piel es prácticamente inevitable. Una vez que la barrera protectora de la piel se daña, puede llevar a la dolorosa irritación roja que los padres tanto temen.5,6

¿Cómo mantener en buen estado
la colita de tu bebé?

Si encuentras que la piel de tu bebé en la zona del pañal está afectada, estos simples pasos pueden ayudarte a tratarla y hacer que tu niño vuelva a sonreír.

Enjuaga el área afectada con agua tibia.
Obviamente esto ayudará a mantener a tu bebé limpio, pero asegúrate de realizar este proceso cada vez que cambias el pañal. De lo contrario no protegerás su piel. Es preferible utilizar sólo agua de la llave, pero si utilizas jabón, asegúrate de que sea suave y úsalo sólo después de una deposición. El uso excesivo del jabón puede interrumpir el proceso de restauración.7

Protege la piel con una crema como Bepanthen®, en cada cambio de pañal.

Escoge las toallitas adecuadas.
Evita las toallitas que contengan alcohol o fragancias. Si crees que una toallita molesta a tu pequeño, intenta utilizar agua de la llave o con una toalla suave de papel o un paño suave.

Expón la piel de tu bebé al aire.
Deja que tu bebé utilice el pañal flojo así el aire puede circular. Mientras esté durmiendo, quítale el pañal y acuéstalo sobre una toalla. Permitiendo que el área se seque reducirás los riesgos de desarrollar una infección por hongos.8

¿Cómo proteger la colita
de tu bebé?

Los efectos en la piel asociados al pañal son muy comunes, y sin importar las precauciones que tomes para asegurarte de que tu pequeño esté lo más cómodo posible, hay ciertas instancias en las que no puedes proteger la piel de tu bebé.

Sin embargo, puedes tomar ciertas medidas para minimizar el riesgo de que tu bebé desarrolle este incómodo problema. Asegúrate de cambiar los pañales con frecuencia, utilizando agua para limpiar el área de pañal de tu bebé cuando lo haces. Aplica una crema como Bepanthen en cada cambio de pañal y deja que tu pequeño ande sin pañal por un corto período cada día.